Calmando la Mente Hiperactiva

Generalmente cuando hablamos de prepararnos para meditar, el proceso empieza por sentarnos, por quedarnos quietos para poco a poco hacer una transición, serenarnos y disponernos a conectarnos con nuestro silencio – o ruido – interior. Digo generalmente, por supuesto hay excepciones  Hay muchas personas que tienen una mente hiperactiva,  personas a quienes se les hace imposible sentarse quietos por 10 minutos a “no hacer nada”. Sus mentes están demasiado ocupadas, inquietas.

Si te identificas con esta descripción, tengo un par de recomendaciones para ti.

 

Mini Pausa

En donde te encuentres, con los ojos abiertos o si quieres y puedes con ellos cerrados, haz lo siguiente:

Toma una inhalación por la nariz mientras cuentas mentalmente hasta cuatro. 1…, 2…, 3…, 4….

Ahora mantén el aire adentro también contando hasta cuatro, 1…, 2…, 3…, 4….

Deja ir el aire a la cuenta de cuatro 1…, 2…, 3…, 4….

Mantente así, sin inhalar también contando hasta cuatro 1…, 2…, 3…, 4….

Ahora retoma tu respiración normal. Siente tu cuerpo, observa tu mente. “Algo” sucedió, algo bueno, agradable. Te sientes más calmada, hubo un cambio…

 

Poco a poco

Otra técnica muy efectiva es la de ir poco a poco dejando que la mente se vaya acostumbrando, vaya recordando lo que es estar serena. Para esta técnica invierte un minuto, tan solo un minuto al día observando tu respiración, simplemente poniendo atención a la entrada y a la salida del aire, mientras mantienes los ojos cerrados. No necesitas contar como en la práctica anterior, pero puedes hacerlo si así lo deseas. Con seguridad puedes encontrar un minuto en cualquier momento del día: cuando estás recostado en la cama, cuando te acabas de despertar, o en el baño, o en el trabajo, esperando a que te atienda el doctor o en la noche cuando te dispones a dormir.

¿Qué quiero decir exactamente con “observa tu respiración, la entrada y la salida del aire mientras mantienes los ojos cerrados”? Quiero decir respira lentamente y siente como el aire entra en tus fosas nasales, sigue por tu garganta y llega a tu vientre inflándolo como un globo. Observa también el camino de regreso hasta que sale de nuevo por tus fosas nasales. Haz esto cada día por 6 días y luego toma un día de descanso. No es tan forzado, verdad?

La semana siguiente, invierte dos minutos al día observando tu respiración, la siguiente tres minutos, la siguiente cuatro y la que le sigue cinco. Al final de las 5 semanas de darás cuenta de que eres una persona más calmada.

No desechen esta recomendación sin probarla. Una vez que hagan la prueba, no la dejarán de lado. ¿Y qué sucede después de que empieces a disfrutar de los beneficios de ser una persona más calmada? Pues ya queda en tus manos seguir profundizando el aprendizaje y seguir acumulando mas beneficios.

Los invito a que exploren las meditaciones guiadas que pueden encontrar en esta misma página, otra herramienta excelente para ir acercándose poco a poco a la maravillosa práctica de la meditación.

Medita, te hace bien

Comentarios

  1. Andrea  febrero 8, 2017

    Hola Regina! La sigo por sus redes y en verdad doy gracias porque siempre encuentro muy educativas y oportunas todas las cosas que monta en ellas. Como este artículo. Con un grupo de amigas hicimos las meditaciones que tiene aquí, y la verdad fue muy bueno. Muchas gracias por compartir de esta manera su conocimiento. Le estoy muy agradecida porque me ayudó en tiempos difíciles y lo hace también ahora que todo va mejorando mi vida. Gracias desde el fondo de mi corazón. Namaste 🙏🏽

    responder

Añadir un comentario