Todos somos artistas

¡Si, es cierto y es algo maravilloso!

Todos somos artistas y lo somos porque contrariamente a lo que nos han enseñado a pensar, ser artista tiene más que ver con una manera de vivir que con tener y desarrollar ciertas habilidades como pintar o tocar un instrumento; ser artista tiene mucho que ver con estar atentos, presentes, participando en la vida.

Y todos somos artistas porque todos tenemos la capacidad de hacernos presentes en nuestras vidas para hacer de ellas algo hermoso, valioso, divertido, interesante, útil…

“Enviar luz al corazón del hombre, ese es el deber de un artista”

– Robert Schumann

Vida de Artista

Tuve la fortuna de escuchar a un gran artista, a Don Miguel Ruiz que como muchos sabrán es autor de Los 4 Acuerdos. Un libro de la sabiduría Tolteca. Durante su intervención en el evento al cual asistía, Don Miguel nos recordó que las enseñanzas de su libro, lleno de tanta sabiduría, constituyen una invitación al mundo del artista, y que ese es el significado de la palabra Tolteca, artista. Este sabio contemporáneo nos animó entonces a vivir una vida de artistas.

Nos explicó Don Miguel que como artistas, nos gusta lo bello y que por lo tanto, haciendo uso del ojo de artista, nos enfocamos en plasmar la belleza en nuestra obra maestra, que no es otra que la historia de nuestra vida.

“El artista es siempre un perseguidor de la belleza”

– Doménico Cieri Estrada

Otro gran maestro, gran artista, Su Santidad Juan Pablo II nos decía:

“El artista vive una relación peculiar con la belleza. En un sentido muy real puede decirse que la belleza es la vocación a la que el Creador le llama con el don del talento artístico. ”

La reflexión y la invitación de estos grandes hombres nos abre las puertas a un mundo de posibilidades infinitas .

Somos artistas, somos creadores

El Creador nos llama a todos a continuar con su creación, a seguir creando belleza, el Artista Máximo nos entrega cada día, cada instante una obra magnífica; nuestra única tarea es conservarla y colaborar en su engrandecimiento.

Nos convertimos en artistas y embellecemos nuestras vidas cada vez que en medio de la angustia nos detenemos a contemplar la creación; somos artistas cuando sentimos compasión por otro ser humano y le ofrecemos nuestra atención, le brindamos una sonrisa, le ofrecemos la palabra justa en ese momento. Somos artistas cada vez que escuchamos nuestro corazón y realizamos una acción noble, generosa; somos artistas cuando le abrimos las puertas a la alegría y la serenidad que vienen con el desapego, y somos artistas cuando confiamos y permitimos que la infinita creatividad del universo se manifieste ante nosotros y para nuestro beneficio.

Vivimos en medio de posibilidades infinitas, y eso también aplica a las miles, millones de formas como podemos contribuir a seguir creando un mundo mejor, más amable, de cómo  podemos seguir aprendiendo de las experiencias, levantándonos de los fracasos, creando nuevas realidades.

Somos artistas en todos estos momentos porque en todos ellos como nos dice Don Miguel podemos enfocarnos en nuestra obra maestra, podemos estar atentos, presentes creando la historia de nuestras vidas, creando una bella historia.

 

“La vida es un gran lienzo sobre el que hay que arrojar toda la pintura que se pueda.”

– Danny Kaye.