Celebrando a la Mujer

Por qué se celebra

La celebración del Día Internacional de la Mujer es una idea que nació en la cultura occidental, de la realidad del mundo occidental. Se estableció para conmemorar la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona

La iniciativa la tuvo en 1909 la Liga de Mujeres Socialistas. Arrancó en New York con una marcha de 15.000 mujeres que exigían reducción en la jornada laboral, mejores salarios y derecho al voto. El detonante fue un incendio ocurrido en una fábrica de camisas y en el que fallecieron 146 trabajadoras a consecuencia de las condiciones de trabajo.

Obviamente, este y otros movimientos de reivindicación de los derechos de la mujer, tienen como protagonista el feminismo,  que podemos explicarlo como la creencia que los hombres y las mujeres deben tener los mismos derechos y oportunidades.

Y si bien es cierto que la celebración surgió enfocada en lograr la igualdad laboral y política, también lo es que si vamos a hablar de Día Internacional, debemos reconocer que hay millones de mujeres para quienes el respeto a sus derechos implica algo muy diferente, mucho más básico, vital, de supervivencia. En este momento, hay cientos de millones de mujeres alrededor del mundo que son víctimas de tráfico humano, explotación sexual, matrimonios forzados, mutilación sexual femenina y muertes horrorosas en nombre del “honor”.

Distintas realidades

“Según datos de la OMS, el maltrato a la mujer es el fenómeno social que más vidas de mujeres se cobra por año en todas partes del mundo. (…) es la principal causa de muerte en mujeres entre 15 y 44 años. Se estima que en el mundo, 7 de cada 10 mujeres sufrirá algún tipo de violencia en algún momento de su vida (CNN español)

Según datos de ONU Mujeres, solamente 67 países en el mundo cuentan con leyes contra la discriminación por género en las prácticas de contratación. En 18 países los esposos pueden impedir legalmente que las esposas trabajen.

Mundos Paralelos

Vivimos en un mundo diverso, donde las costumbres centenarias de culturas hasta hace poco tiempo remotas, nos dan en la cara. Es un mundo no sólo lleno de desigualdades sino uno en el que reinan las contradicciones. Asumimos muchas cosas, ignoramos muchas mas.

La violencia contra las mujeres
es el abuso más generalizado
de los derechos humanos. 

Como tantas cosas en el mundo, el Día Internacional de la Mujer tiene muchas facetas, muchas de ellas se complementan, -esto es lo que resulta lógico-, pero también increíblemente muchas se oponen. Es por lo tanto muy necesario, buscar, identificar la esencia, la intención de la celebración. Es importante respetar las urgencias de cada grupo, reconocer las distintas etapas de la lucha, la necesidad de atender a todas sin perder el sentido de la misma.

Cómo lo celebramos

En 54 países marcharon el 8 de marzo contra la violencia de género. Se convocó  “Un día sin la mujer” con la intención de hacer sentir el impacto económico de la mujer en la sociedad, y denunciar la desigualdad en términos de salarios, la vulnerabilidad, discriminación, acoso sexual e inseguridad laboral.

En otros tantos países, la celebración del Día de la Mujer se parece bastante a la celebración del Día de la Madre o de los Enamorados. Se celebra con rosas, felicitaciones, compartiendo frases que reconocen y celebran muchos aspectos de lo que es ser mujer. Se nos califica como fuertes, guerreras, poderosas, también como  soñadoras, atrevidas, complicadas, apasionadas, lindas, inteligentes.

Se nos dice que somos merecedoras de amor, preciosas, diamantes, rosas, perlas, lo mejor de la creación divina. Nos piden que dejemos de preocuparnos por nuestro aspecto, o nuestro peso, o nuestras dudas. Nos recuerdan lo valiosas que somos.

Otra Manera de Celebrar

Quiero sugerir que nosotras, mujeres queridas y celebradas, reconocidas y festejadas este día, tomemos un momento y celebremos también de la siguiente manera:

 

Recordando a las mujeres que a lo largo de la historia han luchado y siguen luchando para abrir caminos en todos los aspectos de nuestras vidas. Recordando también a ese inmenso grupo de mujeres cuya vida corre peligro cada día en manos de su familia, recordar a esas niñas que no tienen derecho a estudiar, a las mujeres explotadas y maltratadas.

Agradeciendo a las mujeres y hombres que con valentía y determinación no sólo han llamado la atención a las desigualdades, e injusticias, sino que han luchado, han dedicado su vida por hacer de este un mundo mejor, mas justo, en donde la otra mitad de la raza humana, las mujeres, pueda vivir, progresar, contribuir.

Apoyando, hoy y cualquier día, de la manera que cada quien pueda, las distintas iniciativas de lucha por los derechos de la mujer. Hagamos sentir nuestra hermandad, nuestra solidaridad, hay muchas maneras de hacerlo.

Y muy especialmente Compartiendo, desde nuestra mente y desde nuestro corazón, un pensamiento de amor, un deseo de bienestar, de paz de justicia para todas las mujeres que en el mundo no han tenido la misma suerte de vivir en una sociedad donde se han logrado avances en la protección, respeto y promoción de la mujer. Llenemos nuestro corazón de compasión, y de bondad y traigamos a ese espacio de amor a las mujeres del mundo, deseándoles seguridad, bienestar, paz.

Añadir un comentario