Preguntas que cambian la vida

Contrario a lo que muchos llegamos a creer en distintos momentos o circunstancias de nuestra vida, todos merecemos ser exitosos, todos somos dignos de recibir y dar amor; todos, de acuerdo a nuestras preferencias y prioridades podemos alcanzar abundancia y podemos disfrutar de bienestar físico, emocional, material. Sin embargo, para muchos de nosotros esta certeza nunca llega a convertirse en realidad porque tenemos la mente llena de creencias limitantes, de patrones de conducta que nos mantienen atados, confinados, mirando a la distancia las cosas y las circunstancias que deseamos.

Creencias Limitantes

Lo grave es que no importa si esas limitaciones son conscientes o inconscientes, su efecto es real y es negativo porque nos hace creer, nos hace aceptar pensamientos y afirmaciones como “No soy lo suficientemente inteligente”, “No soy capaz”, “No merezco ser exitoso”, ”No nací para ser rico” o cualquier otra expresión de una larga lista de creencias limitantes.

Esas frases y muchas otras están allí, en nuestras mentes y corazones y seguirán muy cómodamente establecidas en ellos hasta que las sustituyamos por otras. Eso es tarea individual, personal y muy importante porque esta sustitución trae como consecuencia una renovación de creencias que nos muestra el camino a una nueva manera de vivir. No es fácil, pero es posible y la sabia práctica de hacernos preguntas y responder a ellas desde nuestro corazón pude ayudarnos en esta importantísima tarea de reorientación de nuestras vidas.

¿Por Qué?

Podemos por ejemplo preguntarnos ¿Por Qué?. Si, preguntar ¿Por qué? a cada creencia limitante, a cada pensamiento que nos paraliza y nos dice no soy, no puedo, no tengo. Podemos empezar a respondernos preguntas vitales como,

¿Por qué lo creo?,

¿Por qué es esto una verdad para mi?.

Y la pregunta no va dirigida a la mente, va dirigida a otra memoria, a la que va a responder sin censura, sin racionalizar, sin justificar, a la que responde espontáneamente.

Sin temores, sin juicios

Lo importante es permitir que sea nuestro inconsciente quien responda. Permitir que surjan esas respuestas  que nos sorprenden, que nos incomodan, porque esas son precisamente las que estamos buscando, las que hablan de temores, de vergüenzas, de juicios.

Por supuesto no es tarea fácil, son muchos años, muchas actitudes, muchas decisiones basadas en ciertas creencias, pero cuando llegamos a este momento, al momento de hacernos preguntas y de permitir que surjan las respuestas, no debemos rechazarlas. Es momento de empezar a reconocer y aceptar que la gran mayoría de esas creencias fueron sembradas en nosotros, en nuestras mentes y nuestros corazones por alguien mas, que no son nuestras, que nada tienen que ver con lo que somos o podemos ser. Es momento de reconocer que  si bien hemos estado guardando celosamente, inútilmente en nuestra mente y nuestro corazón, esos temores y creencias, es tiempo ya de aprovechar la información que obtenemos de nuestro auto cuestionamiento para empezar a deshacernos de ese peso, de ese lastre que nos frena y que se interpone entre nosotros y nuestros deseos.

“Somos lo que hacemos
y sobre todo lo que hacemos para cambiar lo que somos.”
-Eduardo Galeano

Las respuestas

Hace años escuché una frase maravillosamente sencilla y poderosamente cierta,

“Del mismo sitio de dónde salen las preguntas,
salen las respuestas”

Ese sitio” es la esencia de cada uno, lo único permanente, lo único que no cambia. Un sitio lleno de verdad, de claridad; de allí surgen las respuestas y serán reales, verdaderas, poderosas, serán las respuestas que expresan nuestra potencialidad,

A ese sitio es importante aproximarse con serenidad, creando las condiciones propicias para la conversación interna que va a darse. También es importante acercarnos a las preguntas y a las respuestas con compasión, dejando de lado los juicios, buscando sólo la sanación, la verdad interior y la fuente de todo lo posible. Para llegar a ese sitio necesitamos silencio y serenidad, sólo así podremos escuchar la sabia voz interior susurrándonos las nuevas creencias que cambiarán nuestra vida.

Añadir un comentario